«En domingo, nueve días del mes de octubre de mil e quinientos e cuarenta e siete años, fue bautizado Miguel, hijo de Rodrigo de Cervantes e su mujer doña Leonor; fueron sus compadres Juan Pardo; baptizole el Reverendo Señor Bachiller Serrano Cura de nuestra Señora, testigos Baltasar Vázquez, Sacristán e yo que lo bapticé y firmé de mi nombre. Bachiller Serrano». 

Desde 1862, el Ayuntamiento de Alcalá de Henares festeja el bautismo de su hijo más ilustre. En 1879, Esteban Azaña inaugura la estatua, que desde entonces, cambiaría el nombre y la fisionomía de la plaza. En 2018, la Semana Cervantina fue declarada "Fiesta de Interés Turístico Nacional".

Resulta curioso como, gracias a la hazaña de unos vecinos y del párroco de la iglesia, conservamos el libro de registros de bautismos donde se encuentra la partida del escritor y de cuatro de sus hermanos. Durante la Guerra Civil, este libro fue escondido dentro de una caja de galletas sellada herméticamente en el pozo de la vivienda de Juan Raboso sita en la Calle Cerrajeros, 8. Cada 9 de octubre, el libro de bautismos se expone en la Capilla del Oidor. Es el único momento para poder ver el original.